Analizando a Philip

Analizando a Philip
Año: 2014
País: Estados Unidos
Director: Alex Ross Perry

Resulta tentador realizar una primera comparación entre los dos últimos films dirigidos por Alex Ross Perry, “Listen up Philip“ es la anteúltima película del realizador, a la cual le siguió “Queen of Earth“. En el primer caso el foco de atención se posa sobre un marcado egoísmo masculino, y en la última entrega asistimos a un notable retrato del mundo femenino y sus defectos y virtudes.

Ambas comparten un tema implícito que tiene que ver con la depresión e inseguridad de sus personajes, con los vínculos que se tejen entre ellos y los personajes que los acompañan y abandonan en la toma de decisiones.
En relación al enfoque fotográfico también encuentran puntos en común, desde la saturación de primeros planos, del recurrente uso de la cámara en mano y un montaje por momentos que induce el caos dentro y fuera de la pantalla.
Y es tal vez, la participación de la actriz Elisabeth Moss, como personaje secundario en el primer caso y brillando como protagonista en Queen of Earth, lo que vuelve al menos interesante a Listen up Phillips, e imperdible al último film de Perry.
Phillip es un joven escritor, increíblemente arrogante, quien se encuentra a punto de lanzar su segunda novela, la cual lo posiciona como un notable autor, con el entusiasmo exacerbado que eso le genera, se encargará de regodearse frente a todos sus seres queridos, o al menos aquellos que han compartido algo de su tiempo con él, novia (Elisabeth Moss), ex novia, colegas, editores, periodistas, todo aquel que se cruce en su camino, sufrirá el maltrato verbal y el desprecio coloquial por parte de este engreído muchacho, perfectamente interpretado por el talentoso actor Jason Schwartzman, quien logra generar en el espectador un rechazo completamente efectivo acorde a la historia que se cuenta.

Lo mejor y lo peor que le puede suceder a Philip es encontrarse con Ike Zimmerman, (siempre notable Jonathan Pryce), otro escritor de sus mismas características misántropas y misóginas, pero con mucha más experiencia en el trato o destrato con el resto del mundo que lo rodea, dicho encuentro no hará más que seguir aumentando el ego inconmensurable. Ike le ofrece estadía en su casa de campo, alejada de la ciudad, de las personas, de la vida en teoría aburrida y depresiva, para poder concentrarse y seguir escribiendo, luego la oferta aumentará con un puesto de profesor en una universidad que terminará por convertirse en un arma de doble filo para Philip.

Un gran acierto del film es tener un narrador en off, quien lleva la historia adelante, y acentúa aquello que puede inferirse por el actuar de los personajes, este detalle y algunos más como la creación de un universo de personajes en conflicto, del retrato preciso de la elite burguesa de pseudo intelectuales recuerdan al mejor cine que Woody Allen supo regalarnos tiempo atrás.

A mitad de la película, la línea argumental que tenía a Philip en todo momento en plano, se bifurca en otras dos historias que también giran en torno a su protagonista, la vida de Ashley, ahora ex novia y sus intentos por encauzar su vida sin el ahogo afectivo que le generaba su novio, y por otro lado la crisis que atraviesa Ike, en continua disputa con su hija, con quien mantiene una relación vacía y sin punto de conexión.
El resultado del fim, si bien existe una repetición en diálogos y recursos ya vistos antes al tocarse la temática del escritor /artista y sus éxitos y fracasos, completa una buena lectura sobre un mundo repleto de sabios ignorantes.

 


Maria-Putrueli-Escritora-Critica-Guionista-Firma-Smallest

Mary Putrueli Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *