Bicicletas

Bicicletas,

o de cómo en movimiento se llega al equilibrio

La puesta en escena, con los tres protagonistas montados en sus bicicletas, ya nos invita a ser parte de este viaje físico y emocional, un viaje que bien podría ser infinito, tal vez sus personajes han estado pedaleando toda su vida en busca de respuestas, en algo que pueda devolverles ese equilibro que parecen haber perdido.
Ellos están ahí intensos en el pedaleo, dos mujeres y un hombre con sus vehículos de dos ruedas esperando por los espectadores, quienes serán testigos no sólo de tres actuaciones excelentes sino de un estado físico digno de admiración, ya que los pedales nunca dejarán de estar en movimiento.

Un acierto la escenografía despojada de otros elementos, y un brillante trabajo de iluminación, el cual recorta a cada personaje del fondo, dándole el protoganismo merececido al pronunciar sus textos.

El viaje que cada uno emprende es hacia caminos externos distintos, pero tienen en común un proceso de introspección que cada uno recorre a su manera, una joven quien ha quedado traumada con un accidente arriba del rodado, construyendo una compleja relación con su padre, y con todo su entorno; un muchacho asfixiado por su contexto laboral y personal, repleto de dudas, de pensamientos obesivos, el planteo de la necesidad de ser visto, escuchado y una chica quien busca a través de un viaje llenar su vida de verdaderas amistades y de un amor de aquellos épicos, dignos de una historia de amor involvidable.

La bicicleta, como ese primer vehículo que se nos regala en la infancia, simbolizando todo aquello que vamos dejando atrás a medida que vamos creciendo, en esa transición de la infancia a la adultez, de aquellos miedos iniciales tontos que van transformándose a lo largo del recorrido en miedos más intensos, más reales, los que debemos enfrentar si es que queremos dejar de estar siempre en el mismo lugar.

Las actuaciones a cargo de Rosario Alfaro, Belén Almada y Pablo Cusenza, son de una carnadura extaordinaria, capaces de llevarnos de la risa a la emoción en un abrir y cerras de ojos, destacando en mínima escala la labor de Rosario Alfaro por sobre sus compañeros, no solo por la potencia de su relato sino por la forma magistral en que la actriz le pone el cuerpo y alma a todo lo que nos trasmite.

Una original puesta de la directora Micaela Fariña, con un texto inteligente, desopilante y tragicómico, en ciertas ocasiones, llevándonos a una hora continua de un viaje donde el camino a recorrer queda en la imaginación de cada uno.

La obra se presenta todos los viernes a las 21hs en el teatro El Estepario (Medrano 484).

Ficha técnica: Bicicletas, o de cómo en movimiento se llega al equilibrio de Micaela Fariña.
Actúan: Rosario Alfaro (Andrea), Belén Amada (Carolina), Pablo Cusenza (Federico).
Diseño de Vestuario y estética: Wanda Siri.
Diseño de Escenografía: Sergio Fasani.
Diseño de Luces: David Seiras.
Coach Vocal: Steffi Rounge.
Coreografía: Carolina Borca.
Diseño sonoro y música original: Maz Iannone.
Fotografía: Patricia Costa.
Diseño Gráfico: Mauro Panuncio.
Producción: Bicicletas teatro.
Pre Producción: Rosario Alfaro, Micaela Fariña.
Asesoría de producción: Sol Fariña, Matías Massat.
Asistencia técnica: Ariel Dabbah.
Asistencia de dirección: Catalina Collardin.
Dirección: Micaela Fariña.
Duración: 60 minutos.

Mary Putrueli Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *