Hamácate conmigo

Van las nubes que tapan el sol

Vienen las sonrisas imperceptibles

Van los trozos del vidrio esmerilado pasado

Vienen las batallas campales de plumas en la cama

Van las puertas cerradas en la cara del error

Vienen las ventanas que traen el viento del perdón

Van los mares en los que nos dejamos hundir

Vienen las tórtolas de la paz desactivando nuestro huir

Van los bosques prendidos fuegos con chispas de insultos

Vienen los desgarros de costillas de abrazos estallados

Van las marcas del paso cansado en el césped seco

Vienen las raíces de los sentimientos invasores de luz

Van los espejos indignos de piedad

Vienen los reflejos de las retinas en las que termina la soledad

Van los huérfanos marchando en silencio

Vienen desdoblando las campanas del primer alarido al nacer

Van los alfileres perdidos en el pajar

Vienen los aleteos del pájaro que en la mano no se quiso quedar

Van los puntos de quiebre en las historias sin fin

Vienen los rotos cosidos custodiados por su querubín

Van las balas de la inocencia perdida

Vienen aquellos sabios de la recompensa merecida

Van los viajes con la brújula siempre desvariada

Viene los puntos suspensivos de la oración acertada

Van tantos esclavos de libertades apropiadas

Vienen las cadenas rotas astutas de no ser robadas

Van y vienen, van y vienen.

Del Libro “Oceano Ambulante”, Ediciones Croupier 2015


Maria-Puetrueli-Escritora-Critica-Guionista-Firma-Smallest

Mary Putrueli Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *