Mía

Mía

Vislumbré un mundo sin poesía
donde ningún niño reía
una plaza falta de algarabía
una iglesia rechazando la eucaristía

El colorido payaso no sonreía
los quijotes perdían su hombría
y yo entre sueños sentía
que tu sombra en mi mano se moría

Nuestro fuego interno ya no ardía
ni al pinchar las nubes llovía
entonces terca yo volvía
a reinar sin pueblo en esta monarquía

Castillos de naipe construía
en una casa que dejaste vacía
demando devuelvas mi alegría
dejame saber que seguís siendo mía.

 


Maria-Putrueli-Escritora-Critica-Guionista-Firma-Smallest