Nerium Park

Nerium Park

Existe un juego tácito planteado en el teatro, los actores recrean una situación determinada, definida en un libreto y acompañada por la dirección de quien guía al elenco y el público se vuelve parte de ese diálogo que se sucede entre el escenario y las butacas.

Ahora bien cuando ese juego lo atraviesa la pasión, el profesionalismo y el talento exquisito, suceden espectáculos magistrales como es la obra Neirum Park, de Josep María Miró, protagonizada por la excelente dupla actoral Paula Ransernberg y Claudio Tolcachir, dirigida por Corina Fiorilo.

Es imposible no aceptar la invitación que se nos sugiere de manera implícita a ser parte de la vida de los dos personajes en cuestión.

La historia relata un año en la vida de una pareja joven, recién mudada a un barrio privado, siendo los únicos habitantes al momento de dicho complejo.

Al inicio, de la mudanza y de la pareja que si bien está formada desde hace nueve años inicia una nueva vida fuera de la ciudad, todo es felicidad, entusiasmo, desafíos que siempre logran sortearse, y luego, con el paso del tiempo, la ausencia de vecinos y los problemas propios y personales de la pareja, se abre entonces el camino a un suspenso tan bien logrado, que uno bien podría pensar en alguna similitud, en la construcción del relato, con el maestro del suspense Alfred Hitchcook.

Se plantea desde el inicio la idea de un tercero presente, aún cuando siempre en escena sean solo Nacho y Victoria, pero el tercero está, tal vez sea esa verdad misma que le ofrece Nacho a Victoria al comenzar la obra, quizás una figura confusa que se ve al pasar por la ruta que lleva al complejo; la sensación de un vecino en la casa de enfrente, la presencia posible de alguien más viviendo cerca y la búsqueda de un hijo para el armado de una familia.
La escenografía se hace parte de la pieza, la madera rústica y simple afirman la sensación de una casa en las afueras, de una soledad inminente que se hará carne en Nacho, irrumpiendo en la pareja y en el argumento.
Soberbia dirección de Corina Fiorollo, en detalles que aportan los mismos actores, como enunciar el paso de los meses, crear de manera artesanal una escena que se realiza con agua y sugiere ser sangre, construir el embarazo de su protagonista con una panza ficticia ahí mismo, ante la mirada atenta del espectador, e incluso incluir a este testigo visual, con una puesta que integra tanto escenario, como el espacio que lo continua, las puertas del fondo, una ventana desde donde se escucha la acción fuera de foco.

La dupla actoral de Ransenberg y Tocalchir, denota perfecto la cantidad y calidad de años en que han trabajado juntos, se conocen impecablemente dentro y fuera de escena, y eso se convierte en motivo de aplauso sostenido, la construcción del personaje de Nacho es brillante, cada gesto en Tolcachir es increíble, aún cuando no es el quien lleva el diálogo, resulta difícil no detener la mirada en él, quien comienza siendo un esposo amoroso, gracioso, divertido, llegando al final del relato como un persona llena de miedos y soledades, con un desequilibrio mental que se construye de a poco y se logra en su totalidad.

La exactitud en tiempos y empatía de Ransenberg no es novedad para nadie quien haya seguido su carrera, con un abanico de gestualidades contundentes, un carisma nato y una versatilidad que crece y crece en cada trabajo que esta formidable actriz realiza.

Si bien Nerium Park puede tener algunos puntos de coincidencia con una realidad actual, en relación al tema de los despidos y el desempleo, se destaca como una thriller de temas universales, el amor en estado puro y el camino que puede transitarse hasta llegar a sentir miedo por aquel que alguna vez amamos, el continuo deseo de vernos en el reflejo del otro y la idea clara de que nadie es imprescindible en este mundo, aunque no podemos dejar de decirlo, existe algo que sí lo es, y es sin lugar a dudas asistir a esta celebración del teatro que sucede cada domingo en Timbre 4.

Actúan: Paula Ransenberg y Claudio Tolcachir
Diseño de luces: Ricardo Sica
Adaptación de escenografía y vestuario Gonzalo Córdoba Estévez
Fotografía: Fabián Pol
Video: Nicolás Pol
Asistencia de dirección: María García de Oteyza
Prensa: Caro Alfonso
Producción: Maxime Seugé y Jonathan Zak
Dirección: Corina Fiorillo

 


Maria-Putrueli-Escritora-Critica-Guionista-Firma-Smallest

Mary Putrueli Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *