Viajo Sola

Viajo Sola

El título del film de la directora Maria Sole Tognazzi, “Viajo sola“ se desdobla en su significado y aplica tanto al aspecto laboral de la protagonista como a su vida personal. Irene, una bella cuarentona, interpretada magistralmente por la actriz italiana del momento Margherita Buy, es lo que se llama en la jerga “un huésped misterioso“, su trabajo consiste en viajar y hospedarse en lujosos hoteles, y dar cuenta de la calidad de los mismos, tarea que va desde chequear la temperatura del vino, de la sopa, el trato de los mozos y de quien la recibe en el hotel, la calidad de las sábanas y demás detalles que hacen de un trabajo en apariencia ideal algo mecánico y quizás rutinario, y desde ya, solitario.

Todo lo realiza de manera incógnita, su porte y vestimenta logran salir airosos ante la mirada de los demás pasajeros así como ante el personal, el cual nunca descubre el verdadero rol de tan bella mujer.

Ahora bien, en lo que refiere a su vida personal, el mote de cuarentona solitaria, parece encajar perfecto, sin una pareja, sus relaciones se reducen al contacto con su hermana y su familia, la cual puede denotar la idea de no ser una familia del todo ensamblada, pero lo suficiente para significar un resguardo de la soledad en la que vive la protagonista; en términos de amistad mantiene un lazo firme con Andrea (Stefano Accorsi, siempre brillante), un ex de hace muchos años, con el cual forman un dúo podría pensarse inseparable, aunque todo cambiará cuando llegue a la vida de su amigo, un nuevo amor con alguna que otra sorpresa.

Sin caer en lugares comunes, la película bordea pero no se interna en un tema más que interesante como esa delgada línea entre la libertad elegida de ser y hacer lo que queremos con la soledad que nos destinan las decisiones que tomamos, en nuestro trabajo y en nuestro día a día. Se agradece la concepción de no reiterar fórmulas y frases hechas con respecto a ese tema, pero queda pendiente una visión algo más comprometida, un ahondar más en el mundo de esa mujer que disfruta por momentos esa invaluable libertad pero que padece en otros una soledad que arrastra como una valija sin ruedas que faciliten el camino.

Un despliegue visual lo que refiere a los distintos hoteles paradisíacos que son sometidos a la inspección de Irene, en algunos momentos tanto plano y detalle de los destinos visitados llega a dejar la duda, si no estamos ante un gran folleto turístico filmado, donde la historia pareciera ser dejada de lado, por suerte define el balance hacia el lado positivo, la imponente presencia de la actriz italiana, quien lleva la película sobre sus hombros, dejándonos satisfechos, pero con la idea que podríamos haber visto algo mejor.

 


Maria-Putrueli-Escritora-Critica-Guionista-Firma-Smallest

Mary Putrueli Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *